Las mascotas y el COVID-19

Masca portada

Existen al menos 25 informes oficiales en todo el mundo de mascotas (perros y gatos) infectados con SARS-CoV-2, sin embargo, ninguno de estos informes sugiere que las mascotas sean una fuente de infección para las personas. 

Ahora que las infecciones por SARS-CoV-2 están ampliamente distribuidas en la población humana, existe la posibilidad de que ciertas especies animales se infecten a través del contacto cercano con humanos infectados. La infección de animales con SARS-CoV-2 puede tener implicaciones para la salud animal y humana, el bienestar animal y la conservación de la vida silvestre, es por eso que consideramos importante redactar este documento para mantenerte informado sobre el papel que juegan los animales durante esta pandemia.

Antes de continuar recuerda lo siguiente: los coronavirus (CoV) son una de muchas familias de virus que existe en el mundo. Las enfermedades causadas por coronavirus afectan constantemente a humanos y animales. Algunas cepas de coronavirus se consideran zoonóticas. El CoV que causa la enfermedad conocida como COVID-19, a sido nombrado como SARS-CoV-2. 

Existen al menos 25 informes oficiales en todo el mundo de mascotas (perros y gatos) infectados con SARS-CoV-2, sin embargo, ninguno de estos informes sugiere que las mascotas sean una fuente de infección para las personas. La evidencia hasta la fecha de los pocos animales domésticos que han dado positivo por SARS-CoV-2 indica que estas infecciones son el resultado del contacto cercano con personas enfermas de COVID-19.

Se puede encontrar más información sobre estos eventos, que se han notificado a la OIE, a continuación en la página ' Eventos en los animales '.

Constantemente se están realizando estudios para comprender mejor la susceptibilidad de diferentes especies animales al SARS-CoV-2 y evaluar la dinámica de la infección en estas especies. Hasta la fecha, los resultados de los estudios sugieren que, los gatos son las especies más susceptibles al SARS-CoV-2. En un laboratorio experimental, los gatos fueron capaces de transmitir la infección a otros gatos además de desarrollar síntomas típicos de la enfermedad incluyendo problemas respiratorios y gastrointestinales. De igual manera los hurones fueron susceptibles a la infección y pudieron transmitir la infección a otros hurones, aunque parecen estar menos afectados por la enfermedad clínica. En el caso de los perros, esta especie parecen ser susceptibles a las infecciones, pero parecen estar menos afectados que los hurones o los gatos. 

En conclusión, diferentes instituciones internacionales incluida la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), indican que actualmente no hay evidencia que sugiera que los animales infectados incidentalmente por humanos, incluidas las mascotas, desempeñen un papel en la propagación de COVID. -19, pero se recomienda se tomen medidas básicas para salvaguardar la salud de las mascotas y de la familia en general como el no permitir que las mascotas interactúen con personas u otros animales fuera del hogar, mantener a los gatos adentro y asi evitar que interactúen con otros animales o personas, pasear perros con correa procurando mantener al menos 1.5 metros de otras personas y animales así como tambien evitar parques o lugares públicos donde se reúne una gran cantidad de personas y perros.

Artículo escrito por: M.V Reinaldo Flores. Coordinador Comercial en Veterinaria de Sagrisa.